¿Por qué huelen tan mal mi perro o mi hurón?
Malos olores del perro y del hurón

Los olores que desprenden las mascotas son molestos, pero ellas no son las responsables. Existen varias explicaciones que pueden originar estos malos olores: 

  • La suciedad;
  • Sus glándulas sebáceas secretan un exceso de sebo, un cuerpo graso imprescindible para la protección del pelo;
  • La presencia de bacterias y levaduras, que alteran la flora cutánea al colonizar la piel y el pelo. 

Descubra nuestras soluciones prácticas para eliminar los malos olores. 

¿Sería suficiente con un buen baño?

Es lo primero que se suele pensar, y es cierto: la principal causa del mal olor es una higiene deficiente.

En dicho caso, un lavado periódico con un champú adecuado limpiará el pelo, y saneará la piel sin resecarla. 

Utilizar agua y un producto de baño es el método más adecuado para garantizar una limpieza en profundidad. La acción simultánea del champú y el masaje de la piel ayuda a que se desprenda la suciedad del pelo. 

Si usted no dispone de mucho tiempo, le ofrecemos unas excelentes espumas que no necesitan aclarado.

 

Desequilibrios de la microbiota cutánea

Un pelo maloliente puede deberse a un desequilibrio de la flora microbiana, presente en la piel. 

No todas las bacterias son nocivas, ni mucho menos. La microbiota, ya sea cutánea o intestinal, contiene una gran cantidad de microorganismos que viven en perfecta armonía. 

Sin embargo, puede producirse una proliferación en exceso de una colonia de bacterias patógenas. Si el equilibrio de la flora se altera, pueden surgir problemas cutáneos.

 

La seborrea, responsable de los malos olores

Al igual que las personas, los perros y los hurones también pueden sufrir un trastorno de la piel denominado seborrea. 

Si se produce en exceso, el sebo provoca la aparición de una piel grasa que desprende malos olores

Algunas razas de perros tienen predisposición a la seborrea: el Cocker, el Pastor Alemán, el sabueso Basset Hound y el Dóberman. 

Por su parte, los hurones son famosos por desprender fuertes olores almizclados, procedentes de su piel y sus glándulas anales, sobre todo en el caso de los machos no esterilizados.

 

Existen soluciones para combatir los malos olores

Es completamente inútil intentar disimular las emanaciones de una mascota con perfumes. Sería incómodo para su mascota, y además es un método que no ataca a la raíz del problema. 

Por fortuna, algunas sustancias, como por ejemplo los aceites esenciales, si se dosifican de forma precisa, pueden regular la actividad de las glándulas sebáceas y corregir los desequilibrios de la microbiota. 
 
Debemos mencionar también los agentes prebióticos, unos elementos nutritivos que favorecen el desarrollo de bacterias beneficiosas. Así estimulados, estas bacterias contribuyen a reforzar las defensas cutáneas. 

El mal olor puede ser síntoma de alguna otra enfermedad (infección cutánea, trastorno hormonal, etc.). Le recomendamos que consulte con su clínica veterinaria.


LA SELECCIÓN DERMOSCENT®

El champú Essential 6® Sebo Shampoo hidrata y regula la actividad de las glándulas sebáceas, a la vez que desodoriza.

¿No dispone de tiempo para bañar a su mascota? Essential Mousse® le será de utilidad, ya que no necesita aclarado. Elimina la suciedad con eficacia, sin alterar la hidratación cutánea. 

Las monodosis de Essential 6® spot-on son un buen complemento para los productos de higiene, puesto que permiten espaciar los baños con champú, ayudan a regular la producción de sebo, y actúan contra los malos olores. 

Lo que necesita su mascota

 

Limpiar, hidratar y desodorizar su mascota

 

Limpiar al animal sin agua

 

Reducir los olores intensos debidos a las secreciones de las glándulas sebáceas

Dermoscent