Limpieza de los oídos de su mascota
Limpieza de los oídos de su mascota

Por razones de higiene y/o médicas, los oídos de su animal de compañía pueden requerir determinados cuidados.

Anatomía

El oído externo de perros, gatos y conejos incluye:

  • El pabellón auricular, móvil, caído o erguido y más o menos peludo.
  • El conducto auditivo externo, en forma de L, que termina en el tímpano.

Detrás del tímpano se encuentran el oído medio e interno que contienen los órganos auditivos y del equilibrio.


Figura 1: La oreja del perro/gato/conejo

¿Por qué tengo que limpiar los oídos de mi mascota?

El conducto contiene glándulas que segregan cerumen, una sustancia que desempeña una función de limpieza y protección.
Un oído sano sigue limpio gracias a un mecanismo natural de autolimpieza. Sin embargo, puede resultar necesario limpiar los oídos de perros, gatos y conejos con un producto adaptado cuando:

  • la cantidad de cerumen es anormalmente elevada,
  • los pelos a la entrada del conducto y/o su estrechez contribuyen a la formación de tapones,
  • la falta de ventilación (orejas caídas…) favorece la proliferación microbiana, lo que provoca malos olores y otitis.

Las razas predispuestas a otitis también requieren un cuidado regular: orejas caídas, peludas (beagle, caniche, etc.), canales auditivos largos, estrechos o tortuosos (cocker, shar pei...) o razas predispuestas a las alergias (bulldog, westie...).

Nota: una limpieza con productos no adaptados o una limpieza excesiva de unos oídos limpios y sanos puede provocar irritación.

Limpieza de los oídos de perros, gatos o conejos: los gestos adecuados

¿Cuándo se empieza y con qué frecuencia?

Se recomienda que inspeccione los oídos de su animal 1 vez por semana para descubrir anomalías (color de cerumen distinto, enrojecimiento, dolor).
Para evaluar la necesidad de limpiar los oídos de su animal, consulte con el veterinario.
De media, se recomienda una limpieza 1 o 2 veces al mes y, para las razas predispuestas, cada 7 días en verano y cada 15 días en invierno.
Acostumbre a su animal de compañía a limpiezas auriculares desde la edad más temprana.

¿Cómo?

  • Ponga al animal, cómodamente, delante o junto a usted para sujetarlo.
  • Inclínele ligeramente la cabeza, introduzca el frasco boca abajo en el conducto y vierta el producto hasta que se llene el conducto.
  • Masajee la base del oído de abajo arriba y seque el sobrante con una compresa o algodón (que no sea un bastoncillo de algodón).
  • Déjele que sacuda la cabeza y vuelva a secar.
  • Haga lo mismo con el otro oído.
  • Considere dar un premio al animal y recuerde desinfectar la boquilla después de cada aplicación.

Consulte estos consejos en vídeo.

Elección del producto

El tratamiento limpiador auricular debe ser suave y eficaz.
Tiene que facilitar el desprendimiento del cerumen y de los residuos, y respetar la fragilidad del oído. Su efecto secante y desodorante permite limitar los malos olores.

Dra. Vanessa Marmolejo,veterinaria


SELECCIÓN DE DERMOSCENT®

Dermoscent® ha desarrollado un limpiador auricular fisiológico basado en activos naturales para la higiene regular de los oídos. Su fórmula suave y sin perfumes, especialmente desarrollada para perros, gatos y conejos, limpia, calma y desodoriza de un modo eficaz. Su capuchón twist facilita un uso práctico con una sola mano.

Lo que necesita su mascota

 

Limpiar, calmar y desodorizar los oídos

Dermoscent