Las orugas procesionarias, enemigas de perros y gatos en primavera
Orugas procesionarias, un peligro para perros y gatos

Con la llegada del buen tiempo, las actividades al aire libre son cada vez más frecuentes, especialmente para aquellos que poseen un perro o un gato. Por desgracia, los paseos no están exentos de peligro para nuestras mascotas. Algunos elementos, como la oruga procesionaria, pueden causar severos problemas de salud en nuestras mascotas. ¿Cuáles son los riesgos y cómo actuar en caso de contacto?

Las orugas procesionarias ¿qué son?

Capullo de orugas procesionariasLa oruga procesionaria es la larva de una futura mariposa. Con el fin de transformarse en crisálida, se alimenta principalmente de las agujas de los árboles (pino, cedro, etc.), por lo que construye su capullo de seda en torno a las mismas. En la primavera, desciende del árbol para enterrarse en el suelo y completar su transformación. Por tanto, esta época del año es especialmente peligrosa porque las posibilidades de contacto con las orugas procesionarias aumentan.

A saber: el término “procesionaria” proviene del modo de desplazamiento de estos insectos en fila “india”, como una procesión.

Los riesgos para nuestras mascotas

Sobre todo, no hay que confiar en la apariencia inofensiva de estas orugas. De hecho, estas tienen pelos urticantes que sueltan cuando se sienten amenazadas o estresadas. Estos pelos son diferentes de los pelos visibles, ya que están dotados de ganchos que si se adhieren a la piel y / o a la superficie de otros órganos se rompen y liberan una toxina altamente peligrosa.

peligro de las orugas procesionarias, un peligro para perros y gatosLos gatos pueden estar afectados, pero son por lo general los perros, con temperamento juguetón, los que se sienten más atraídos por estas pequeñas criaturas que transitan. Las partes del animal que se ven afectadas con más frecuencia son el hocico y  la boca. Sin embargo, no es raro ver otras zonas afectadas, como los ojos y los párpados, ya que los pelos urticantes son muy volátiles. Si hay ingestión, el tubo digestivo también puede sufrir daños.

Los síntomas en los perros y gatos

Hocico y boca

Además de dolor, se observa una importante inflamación a nivel de  la boca y del hocico del animal. Puede aparecer rápidamente una necrosis a nivel de la lengua, de la que pueden llegar a caer trozos, lo que impediría la correcta alimentación del animal.

Piel

El contacto con la piel del gato o del perro va a desencadenar una violenta urticaria acompañada de ronchas rojas. También son frecuentes el picor y la hinchazón de la zona afectada.

Ojos

Al poder dañar gravemente los ojos del animal, los pelos urticantes son muy peligrosos y dolorosos si tocan esta zona. Pueden llevar a una inflamación de la conjuntiva y de la córnea y también a úlceras de la córnea. Sin el tratamiento adecuado, pueden incluso causar la pérdida completa de la vista

¿Qué hacer en caso de contacto?

En caso de contacto con una oruga procesionaria, se recomienda enjuagar la zona afectada sin frotar. Es importante consultar urgentemente a un veterinario, ya que a veces las consecuencias pueden ser graves e irreversibles para el gato o el perro. Cuando el tratamiento es rápido, las posibilidades de curación sin secuelas son mucho mayores. 

Cuidado, ¡estos riesgos son también válidos para los seres humanos!

Dermoscent