El verano, los peligros del sol para la piel de nuestras mascotas

Animales sensibles a los rayos UV

Pese a la protección que les brinda el pelaje, los perros y gatos son sensibles a la acción de los rayos ultravioleta (UV), principalmente en las zonas con poco pelo o carentes de él (trufa, pabellones auditivos, abdomen, costados, etc.), donde la piel es más fina o no tiene pigmentación. Una esquila reciente o las zonas cicatriciales desprovistas de pelo, pueden hacer que aumente la sensibilidad de los animales a los rayos UV. Además, algunas afecciones de la piel se ven agravadas por la exposición a los rayos del sol (pénfigo, lupus cutáneo, etc.).

Los efectos del sol

La exposición prolongada al sol produce una alteración visible de la piel denominada por lo general «golpe de sol»: La quemadura por rayos ultravioleta (A o B) provoca enrojecimiento, sequedad y caspa, y en ocasiones ampollas que se transforman en lesiones costrosas, acompañadas de picores.

Además, los UVB y sobre todo los UVA, pueden producir cánceres de piel a más largo plazo. 

Si su animal sufre un golpe de sol, el veterinario le recetará un tratamiento calmante a base de crema emoliente e hidratante.

Pero ningún tratamiento supera a una buena prevención: Para todos, se desaconseja la exposición al sol durante las horas en que sus rayos son más peligrosos (entre las 12:00 y las 16:00). 
Se debe aplicar una crema solar especialmente adaptada para los animales en las zonas sensibles o desprovistas de pelo. Es necesario repetir la aplicación cada dos horas, y en el caso de los perros, después del baño. Para los animales en mayor situación de riesgo, existen camisetas. 

¿Cómo actúa una crema solar?

Los productos solares cuentan con dos clases de filtros: los filtros químicos, constituidos por moléculas que absorben la radiación UV, y las pantallas minerales, que difractan la luz y reflejan los UV como un espejo. La resistencia y eficacia de ambas clases de filtros son similares. Sin embargo, los filtros químicos pueden producir intolerancia o alergias, y no son biodegradables. 


Mecanismo de actuación de las pantallas minerales

El índice de protección (IP) mide la eficacia de la protección solar. Se indica en IP, FPS o SPF. Su significado es idéntico en todos los países (pruebas estandarizadas). Cuanto más elevado sea el índice, mayor es el porcentaje de UV que bloquea el producto.


Índices de protección

Conclusión: 

Tanto para las personas como para los animales, la prevención es el factor clave para reducir los efectos nocivos de los rayos solares. Utilizar el sentido común, combinado con la aplicación de una protección anti-UV eficaz y adecuada, evita al máximo los golpes de sol y los cánceres de piel provocados por la radiación solar.

 

Dra. Isabelle Mennecier, veterinaria

LA SELECCIÓN DERMOSCENT®


Dermoscent® ha desarrollado el primer protector solar para perros y gatos, aunando un elevado índice de protección (SPF 30+) confirmado en laboratorio, una gran tolerancia cutánea (pantallas minerales) y una acción hidratante.

Lo que necesita su mascota

 

Proteger la piel de los rayos UVA/UVB e hidratarla

 

Conservar la hidratación de la piel + acción antioxidante

Dermoscent